Más de Decoración Zen

Cada persona presenta cualidades que lo definen y demarcan su carácter, su ánimo, entre otros aspectos particulares del individuo que se ven reflejados directamente en su estilo de vida. Algunas personas se inclinan hacia la vitalidad, la alegría y el dinamismo, son enérgicas y por ende suelen escoger estilos de decoración asociados a su estado emocional; otras prefieren la paz, la concentración, la reflexión y la tranquilidad por lo que, sin dudar, decantan por incluir en sus espacios la decoración Zen. Si te interesa conocer más sobre este estilo de vida, continúa leyendo el siguiente artículo.

Claves del estilo Zen

En la decoración Zen la armonía y la serenidad son pilares fundamentales y el objetivo es encontrarlas a través de ella y mantenerlas presentes siempre para que la decoración no pierda su razón de ser. Gracias a la decoración Zen del hogar, si esta cuenta con todos los elementos y la organización adecuados hallarás la claridad y la calma que el mundo exterior y sus demandas no te permiten encontrar.

Por naturaleza, la decoración Zen es barata; esto porque no requiere de excesivos adornos, elementos ni materiales para su organización. Sin duda alguna, la simplicidad y la sencillez son esenciales para mantener el sentido de la decoración y los efectos que se busca propiciar a través de ella. Cabe destacar que, sobrecargar los ambientes no es propio de esta decoración, por lo que debe contar con pocos objetos y demostrar una tendencia amplia hacia el minimalismo.

La decoración de ambientes Zen requiere la presencia de colores neutrales, así como tonos suaves y claros, y la cantidad estrictamente indispensable de muebles que deben ser de líneas rectas, simples, de baja altura y fabricados principalmente en madera u otros elementos naturales. Aun cuando puedes incluir cualquier tono en el color de la madera, es indispensable que aquel que escojas debe acoplarse al resto de la decoración sin perturbar el equilibrio de la misma.

La iluminación juega un papel importante cuando se trata de organizar una decoración Zen en casa, en oficinas u otros espacios; dada la asociación directa de esta con la naturaleza es necesario potenciar la luz natural y la artificial en distintos niveles; es decir, la luz natural debe ingresar en la mayor cantidad posible a los espacios por lo que contar con amplios ventanales y ventanas panorámicas será un hecho imprescindible.

Por su parte, la luz artificial debe incluirse en espacios específicos de la decoración en forma tenue y suave para iluminar el ambiente sin saturarlo con el brillo de la luz, por lo que es recomendable que se coloque en espacios muy estratégicos como, por ejemplo, la mesa central o en algunos rincones de la escenografía.

La decoración Zen se caracteriza por estimular los sentidos propios del ser humano, por ello debes tener en cuenta la inclusión de inciensos, esencias ambientadoras estilo mikado, velas aromáticas, ramos de lavanda, fuentes de agua y jardines interiores para estimular el olfato y el sentido auditivo y, a través de estos, estimular la sensación de paz, sosiego y bienestar de quienes busquen refugio en los espacios decorados.

El sonido del agua al caer o gotear suavemente en la superficie, así como aromas a cedro, sándalo, mirra, lavanda y vainilla propiciarán la apertura hacia la paz mental y la relajación que deseas encontrar mediante la decoración Zen.

En otro orden de ideas, debemos destacar que no es necesario contratar a un experto en decoración Zen de interiores, para que organices tu propia escenografía tienes a continuación algunos ejemplos de decoración Zen en fotos:

Colores Zen

Como lo mencionamos anteriormente, la decoración Zen es simple, sencilla y minimalista; influye de forma directa en el sistema límbico logrando estimular los sentidos y propiciar el sosiego y la tranquilidad de quienes se encuentran vulnerables anímica y emocionalmente. Por ende, todos los sentidos pueden ser estimulados con la decoración Zen y se hace imprescindible la inclusión de colores adecuados en la escenografía para el estímulo del sentido visual y la compenetración del ser con el espacio Zen de forma armónica y equilibrada.

La selección de colores para una decoración Zen debe realizarse cuidadosamente, procurando la elección de colores neutrales, claros y suaves; es posible incluir detalles pequeños de color rojo o verde para acentuar el sentido de la escenografía. Debes evitar el uso de colores vibrantes o tonos intensos pues no encajan armoniosamente con una decoración Zen de interiores.

La razón principal por la cual debes decantar por los colores y tonos claros es que, en la decoración de ambientes Zen todos los elementos deben resaltar por igual, ninguno debe sobresalir entre los demás; los elementos que conforman la decoración Zen deben impresionar en conjunto, como un todo y no por partes. Por otro lado, los colores neutrales como el blanco, negro, gris y beige, tonos suaves y colores tierra son ideales para adornar una decoración Zen del hogar pues brindan paz y tranquilidad mental a quienes los perciben.

Una decoración Zen es barata por sí misma debido al estilo minimalista que refleja; por ello, no es necesario incluir demasiados elementos ornamentales en tu decoración Zen en casa debido a que le resta sentido a la misma; tampoco es necesario organizar una decoración Zen en todos los espacios de tu hogar, basta con adornar un espacio pequeño en algún rincón de tu habitación, mejor si es cerca de una ventana, con un pequeño cojín, una mesa pequeña de baja altura, un par de velas decorativas, esencia aromática y ese libro que aún no terminas; seguramente, la decoración Zen de tu rincón te ayudará a terminarlo en un par de días.

Como verás, estos ejemplos de decoración Zen en fotos demuestran que no es necesario contar con cantidades exorbitantes de dinero para tener un espacio Zen en tu hogar; una parte importante de esta decoración es la conexión que se debe concretar en retroalimentación entre la naturaleza y el equilibrio espiritual. El Zen, más que una tendencia de decoración representa un estilo de vida que se acentúa con su práctica constante; sin embargo, es posible expresar tu inclinación hacia este mediante los colores y elementos decorativos de tu hogar.

Materiales para ambiente Zen

Los materiales también representan una pieza clave en la decoración Zen, contar con materiales naturales como el bambú, las fibras naturales, piedras lisas e irregulares, tejidos naturales como el lino, el algodón, el cuero y la seda es imprescindible si buscas organizar la mejor decoración Zen en casa.

El Zen es la práctica de una filosofía de vida basada en el budismo por lo que la búsqueda del bienestar, la paz mental y la bondad resultan ser pilares importantes en ella; por ello, la decoración Zen de interiores requiere manifestaciones tangibles de limpieza y apertura mental, lo cual solo se puede alcanzar a través de una decoración minimalista que mantenga un nivel considerable de comodidad para quienes convivan en ella.

Cada objeto de tu escenografía Zen tendrá un nivel de influencia sobre tus pensamientos y tu estabilidad emocional; por ende, debes ser muy cuidadoso al escoger los objetos que colocarás en tu decoración Zen del hogar, así como los materiales y colores con los que estos han sido diseñados y fabricados. La decoración de ambientes Zen evoca la tranquilidad y la inspiración, por ello, los materiales que incluyas en ella no deben ser llamativos a la vista ni coloridos.

Es importante para la decoración Zen acentuar el estilo sin incluir muchos elementos de decoración y evitar saturar los espacios con elementos que resulten innecesarios durante el tiempo de permanencia inmediato en el espacio Zen. Por otro lado, la inclusión de cestería, mimbre, rattan, plantas, pequeñas velas aromáticas y fuentes interiores complementarán de forma espectacular tu decoración Zen y crearán una atmósfera de relajación, concentración, calma y apertura hacia la meditación.

La decoración Zen implica orden, organización, limpieza y una conexión inquebrantable con la naturaleza y el equilibrio espiritual, por lo cual los materiales que selecciones para tu decoración Zen aún barata, serán los encargados de equilibrar y armonizar estos aspectos. Por ello, es necesario que decidas con calma cuáles materiales y en cuáles tonos escogerás para la creación de tu ambiente Zen.

Una decoración Zen puede distorsionarse no solo con la inclusión de colores inadecuados, sino también con la combinación de muchos tipos de materiales dentro de la misma. Debes tener en cuenta al organizar tu ambiente Zen la necesidad de prevenir la distracción visual, evitando la colocación excesiva de elementos; entonces, incluir pocos materiales te ayudará a controlar la cantidad de objetos decorativos y tendrás como resultado un ambiente Zen minimalista, sencillo y cómodo.

A continuación, te mostramos algunos ejemplos de decoración Zen en fotos para que tengas un punto de inspiración al momento de adornar tus estancias:

Elementos de decoración para ambientes Zen

La decoración Zen requiere la selección de elementos decorativos minimalistas y naturales, por lo que en tus espacios una apuesta segura sería la colocación de una fuente de agua, un jardín Zen en miniatura, o bien, si deseas atreverte a ir un poco más allá, puedes instalar un jardín Zen interior.

La decoración Zen de interiores se caracteriza por estimular la comodidad y el bienestar personal, así como la tranquilidad para la propicia agudización de los sentidos, la reflexión y el buen descanso, y esto solo se podrá lograr siguiendo la conocida premisa “¡Menos, es más!”, pues contar con excesivos elementos y adornos solo serían útiles para restarle sentido a la decoración Zen del hogar y entorpecer la activación de las energías que deseas propiciar mediante esta.

Puede que una decoración Zen sea barata, sin embargo, eso no significa que sea de mal gusto o que la escasez de elementos decorativos le reste belleza, al contrario, en la sencillez se encuentra la belleza de este estilo.

En la decoración Zen los espacios deben ser abiertos y sin divisiones, debido a que las puertas y muros son considerados un obstáculo para la fluidez de las energías; sin embargo, si no te convence mucho la idea de tener un espacio abierto donde se mezclen todas las estancias, puedes optar por la colocación de biombos, barras o paredes corredizas para separar los espacios de tu decoración Zen en casa.

La inclusión de un jardín interior para potenciar tu decoración de ambientes Zen será de gran utilidad, además, para la purificación del aire y dar un toque de naturalidad a la decoración Zen gracias a su verdor; es ideal colocar plantas con el fin de adornar sin excederse.

Los elementos decorativos deben estar en equilibrio con la necesidad de orden, limpieza y organización que se requieren en un ambiente Zen; de igual manera, debes ser cuidadoso con la selección de los adornos que vas a colocar en tus espacios, vigilando que estos no interfieran con la paz ni el descanso mental que proporciona esta decoración.

Los objetos decorativos de cristal, madera, fibras y tejidos naturales, entre otros encajan armoniosamente en la organización de los ambientes Zen. A continuación, algunos ejemplos de elementos que puedes incluir en tu decoración Zen en fotos:

En los ambientes Zen encajan perfectamente las velas como elemento decorativo y son una pieza clave para armonizar la iluminación de la estancia al caer la tarde. De igual manera, la colocación de jardines Zen miniatura en la mesa central de la sala de estar resultará apropiado cuando se trata de este tipo de decoraciones.

Los adornos colgantes de madera resultan muy acertados si se cuelgan en lugares estratégicos donde circule el viento de forma moderada; el sonido que emite este adorno gracias al viento junto al sonido que se percibe gracias a la caída de la fuente de agua resultan tranquilizantes luego de una ardua jornada de trabajo.

Las estatuillas también se acoplan satisfactoriamente en la decoración de tus ambientes con estilo Zen, puedes escoger alguna que sea de piedra o de madera para colocarla en tu escenografía Zen.

Es posible armar tu propio elemento decorativo con un lindo y sencillo jarrón o recipiente y algunos tallos de bambú organizados de forma estratégica para que luzcan organizados.

Los cuadros también son un bonito elemento decorativo para tu ambiente Zen; recuerda que cada adorno debe reflejar sencillez, por lo que un cuadro como el que verás a continuación sería el adorno perfecto para tu espacio decorado al estilo Zen.

El Zen proporcionará beneficios inimaginables a tu vida personal y a tu hogar ¡atrévete a tener tu propio ambiente Zen!